Hablemos de turismo en Granada

Granada al sur de España, es una ciudad y municipio, cuya provincia conserva dicho nombre también, y forma parte de la Comunidad Autónoma de Andalucía. Esta zona, es mundialmente conocida por sus magníficas construcciones arquitectónicas en buen estado de conservación, que datan de la época de la ocupación territorial de los Moros.

Y es quizás ésta, una de las razones por las cuales Granada, es uno de los lugares predilectos para hacer turismo dentro de España. Así que por ello, es necesario analizar un poco al respecto, ya que el turismo como actividad económica es una fuente importante de ingresos no sólo para Granada sino para todo el país.

Turismo en cifras para el año 2017 y proyecciones

Esto, concuerda con lo que ha expresado recientemente el Alcalde Francisco Cuenca, quien haciendo un balance de la actividad turística para el año 2017, expresó que la misma se había incrementado un 5% en relación con el año anterior. En cifras, la Granada Card, tarjeta que permite el acceso hacia la zona histórica de la localidad, fue utilizada por más de 62.000 usuarios.

En relación a las características de los turistas que visitan Granada, las cifras reflejadas evidencian que los temporadistas extranjeros representaron un 63% frente a los nacionales. Según esto, es la primera vez en 10 años que se presenta esta condición turística.

A su vez, la cifra de turistas de países como Argentina, China y Japón, se duplicó el año pasado. La Oficina Municipal de Turismo, atendió a 245.000 personas. Y siguiendo con estos datos favorecedores, se detectó que los gastos diarios y el alojamiento de los temporadistas se incrementaron. Todo esto representa un balance favorable para la economía del país y permite proveer que para este 2018 se puede mejorar aún más.

Sitios de Granada que más se visitaron en este 2017

Por supuesto que visitar Granada, resulta en una experiencia única e inolvidable para cualquier temporadistas, por sus bellezas naturales, rica gastronomía, calidez de su gente y sus majestuosas construcciones arquitectónicas, siendo el año 2017, las zonas más visitadas:

La Alhambra:

Se trata de una joya palaciega ubicada en Granada, que fue construida entre los siglos XIII y XIV, convirtiéndose en el orgullo del reino nazarí. Incluye una ciudad que comprende palacio, fortaleza, castillo y por supuesto hermosos jardines del Generalife. En el año 1984, esta zona fue declarada Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Capilla Real de Granada

Se trata de un Templo católico, que se ubica como anexo a la Catedral de Granada. Y ambos en conjunto, constituyen uno de los principales focos de visita luego de la Alhambra, tanto para nacionales como temporadistas extranjeros.

El Bañuelo

Es un edificio que alberga un baño árabe que data del siglo Xi, y cuya conservación actual es sorprendente.

Puerta de Elvira

Llamado también Arco de Elvira, constituía el punto de acceso A Granada desde Andalucía, en la época de invasión islámica.

La nueva Ley LGTB de Andalucía puso de cabeza a los Obispos

Antes de finalizar el año 2017, específicamente el día 19 de diciembre, el Parlamento Andaluz, aprobó por decisión unánime, la Ley que garantiza el disfrute de derechos y la no discriminación a la comunidad LGTB(Lesbianas, Gais,​ Bisexuales y Transexuales), que sienta un precedente histórico, para esta comunidad históricamente atracada.

Y es que, además de penalizar la discriminación y homofobia que pudiesen recibir los miembros de la comunidad sexo diversa, esta ley trae como novedad la inclusión del término de familia homoparental, entendiéndose como aquella donde conviven “gais, lesbianas, transexuales, bisexuales o intersexuales con niños y niñas menores de edad que se encuentren de forma estable”.

Siendo precisamente, este aspecto, el que ha desencadenado la mecha de preocupación dentro de las Iglesias Cristianas Andaluzas. Esto, pudo evidenciarse los días 16 y 17 de enero del año en curso, cuando los Obispos del Sur de España, se reunieron en la Diócesis de Guadix en la ciudad de Granada (España), para tratar entre muchas otras cosas, esta ley.

Precisando de antemano, que La Iglesia Católica respeta la orientación sexual de las personas también fueron enfáticos en destacar que dicha ley posee algunos postulados que pudiesen considerarse “delicados”.

Los Obispos, cuestionan las posibilidades reales del alcance de igualdad y respeto para todas las personas, que creen no podría lograrse con dicha ley. Y es que a los ojos de los máximos representantes de la Iglesia, esta ley podría tener carácter impositivo respecta a la visión específica del hombre. Es decir, que bajo el esquema de términos que utiliza, pretende erradicar los de varón y mujer, toda vez que los separa de su acople corporal, es decir, sería algo así como una deconstrucción corporal.

Y más preocupante aun (para los Obispos), es que el matrimonio y la familia, pierden su carácter integrador de hombre y mujer para obtener descendencia terrenal, con lo cual, creen que los alcances de esta norma, exceden con creces su fin principal que era luchar contra la discriminación por orientación sexual.

Entrando en el ya antiquísimo y común dilema ético religioso, los Obispos argumentan que esta ley claramente es una amenaza a la familia, la educación e incluso para la libertad de conciencia y de religión. Además, sostienen que la homosexualidad, transexualidad y otros estados intersexuales, no son equiparables ni deber ser atendidos por igual.

Podríamos decir, que el rechazo se debe a la incorporación de un nuevo tipo de familia que reconoce las diferentes orientaciones sexuales de los miembros de la familia. Pero además, la posibilidad de que la medicina se utilice para trasnformarn el cuerpo del paciente hacia el sexo opuesto, tampoco es del agrado de la Iglesia.

Para contrarrestar esta postura casi inflexible a lo largo del tiempo, los Obispos abogan por una justicia social, que responda a la necesidad real de ofrecer el derecho a ser tratado por igual sin ningún tipo de discriminación.

Curiosidades del Barrio Realejo que debes conocer

Si ya de por sí, visitar España es una experiencia casi mística para los turistas, el llegar hasta Granada raya en lo sublime, y es que no sólo quedarán cautivados por los diversos atractivos naturales que embellecen la zona, sino que además, el calor de su gente, la diversidad de costumbres y la rica y fresca gastronomía, dejaran un agradable sabor de boca.

Uno de los sitios más pintorescos que pueden encontrarse en Granada, es el barrio Realejo, que posee una historia que merece ser contada, y unas calles que llaman a ser exploradas.

La historia detrás del Barrio Realejo

Durante mucho tiempo, el Barrio Realejo, constituyó un importante núcleo de concentración judía, llamado en ese entonces Garnata al-Yahud (Granada de los Judíos), estamos hablando del siglo VIII de nuestra era.  Por largos años, se convirtió en una pacífica comunidad judía, hasta que con la conquista por parte de los Reyes Católicos, los judíos fueron expulsados de la zona, el barrio demolido y renombrado como Realejo, tal como se le conoce hasta el día de hoy.

Este barrio, cuenta un trozo de historia que no debe quedarse en el olvido, y es que por ejemplo, la Plaza Campo de Príncipe, localizada en los antiguos cimientos del cementerio judío, se construyó en el año 1497 para celebrar en ella la boda de Juan el hijo de Isabel y Fernando, después de su boda en Cantabria. Destaca en dicha plaza, la estatua del Cristo de los Favores.

Según relata la leyenda del lugar, cuando la peste bubónica azotó a España, entre los años 1679 y 1682, el Barrio Realejo fue de los menos afectados y se cree que esto se debía a la devoción de los moradores por rezarle a dicha estatua. Esto sólo acrecentó dicha devoción a tal punto que el Arzobispo Fray Bernardo de los Ríos Guzmán declaró que a quien rezara un Padrenuestro y un Avemaría al Cristo de los Favores, le sería concedidos 40 días de perdón.

Pero no sólo eso, aun al día de hoy, el viernes santo, las ´personas se conglomeran alrededor de la estatua del Cristo de los Favores a las 3 de la tarde, para hacer la petición de tres deseos, que se supone son otorgados.

Los Greñuos están en el Realejo

Tal vez, este término resulte desconocido para el desprevenido visitante, pero es bueno saber que es así como se les conoce a los habitantes del Barrio Realejo, los Greñuos.

Ahora bien, ¿de dónde proviene tan curioso apodo? Pues, existen muchas historias que pretenden arrojar luz sobre dicho origen. Por ejemplo, hay quienes dicen que eso se debe a su condición de antiguo barrio judío, en donde las personas gozaban de melenas rizadas y por tanto eran los Greñuos.

Además, otros sostienen que se debe este peculiar nombre a la Virgen de la Misericordia, también conocida como “La Greñúa desde que en el año 1969, un incendio en la Iglesia de San Cecilio, dañó levemente los cabellos de la virgen.

Independientemente, del origen del nombre de los pobladores de este barrio de Granada, lo que no deja de ser cierto, es que constituye un rinconcito con gran encanto que merece ser conservado para su disfrute.